Es momento de hablar de agroecología

 

En términos convencionales, la agricultura tradicional se basa en la producción de alimentos de muy “buena calidad” pero que también incluye una explotación hacia el ecosistema debido al excesivo uso del agua, de los productos con alto contenido de químicos y sobre todo la presencia de un solo tipo de cultivo, o lo que se conoce como monocultivo.

Todo esto acarrea, que la tierra se empobrezca, se deteriore la cosecha, derivado al uso además de los métodos tradicionales de poda y quema. Entonces, a través del tiempo se convierten en productos de menor calidad. Es por ello, que en contraste actualmente ha tomado protagonismo la agroecología como una tendencia que busca desplazar a la agricultura tradicional.

La ventaja que ofrece la agroecología, es que se basa principalmente en el cuidado y el mantenimiento de los suelos orgánicos, y el cultivo de alimentos con una gran cantidad de nutrientes y vitaminas además de un agradable sabor.

Principios en los que se basa la agroecología

Cuando hablamos de agroecología no hay que entenderlo como un término aislado sino más bien como un constructo o una creación que involucra distintos aspectos. En este sentido, pues resulta prudente revisar los principios agroecológicos:

La autosuficiencia entendida ésta como la capacidad de abastecerse de forma interna a nivel alimentario, energético, tecnológico, y económico principalmente.

Principio de integración en donde confluyen todas las prácticas productivas con los paisajes y entornos naturales.

Equidad no sólo a nivel de producción y distribución de recursos sino también en la participación y toma de decisiones de todos aquellos agentes involucrados en el proceso agroecológico.

Justicia económica no es más pues que la obtención o el establecer precios justos para los productos que fueron cosechados y de esta manera hacerlos accesibles a la mayor cantidad de población.

Equidad y equilibrio espacial este es uno de los principios más importantes de la ciencia agroecológica, pues en contraste, con la agricultura tradicional que se basa en el monocultivo principalmente, y en la distribución desigual de los campos de cosecha que alteran los paisajes naturales de ciertas zonas, aparece entonces este principio destinado a lograr una armonía o estabilidad dentro del paisaje.

Equilibrio productivo este principio sostiene que lo importante es que haya una relación justa, armónica y acorde en donde todos ganen que vaya de la mano del interés de los agricultores y de los compradores, en la que ambas partes salgan beneficiadas.

Equilibrio comunitario busca lograr un punto medio entre lo que es meramente colectivo y lo que es meramente individualista, se busca es preservar los intereses de la comunidad y por ende de la familia.

Equilibrio familiar dado que lo que se busca lograr, son cosechas o cultivos que sean naturales, saludables y de mejor calidad, se considera que es una manera de lograr armonía entre las personas que integran la unidad familiar.

Aspectos que debe considerar un cultivo agroecológico

Principalmente, cuando se habla de agroecología, se debe estar consciente del cuidado del suelo, por lo tanto se rechazará el uso desmedido de sustancias químicas que alteren su composición, tales como fertilizantes, insecticidas, plaguicidas y otros, se fomentará la interacción biológica de la flora y la fauna que permitan los procesos naturales del ciclo de vida. Se busca también, que el impacto al medio ambiente se reduzca dramáticamente dado que las cantidades de sustancias químicas utilizadas se reducen exponencialmente

Se promueve, el uso de fertilizantes naturales elaborados a partir de restos vegetales, desechos animales y fertilizantes de tipo orgánico. Para prevenir la erosión del suelo y la pérdida de la humedad del mismo, se disminuirá el uso de arado y la labranza, se utilizará estiércol verde, y recogida de aguas como alternativas.

Otra estrategia de la técnica agroecológica, consiste en la rotación de las especies de cultivos a lo largo del tiempo y del espacio de los mismos dentro del terreno, esto no sólo aumenta la resistencia de dicho ecosistema, sino que también ayuda a mantener los nutrientes del suelo y aprovechar las épocas del año que beneficie en mejor manera a un cultivo por encima del otro.

Desafíos de la agroecología

Si bien es cierto, que todo lo señalado hasta ahora hace pensar que la agroecología es la apuesta del futuro, no se puede dar por sentado su éxito y es que tiene muchos y muy difíciles desafíos por delante, como por ejemplo: demostrar que si favorece al cuidado de los suelos, reduciendo los gases del efecto invernadero, la polución y sus consecuencias el impacto de los usos químicos, no sólo en el ambiente sino en la salud de los seres vivos, y por supuesto tiene que demostrar que la producción los alimentos es igual o mucho mayor que la de la agricultura tradicional.